Nueva noticia de la red de franquicias Euro Montepio España. Diario Euromontepio. DESPIERTA!!.
100 franquicias es una guía y directorio de franquicias donde podrás obtener toda la información más importante de las 100 empresas líderes del sector franquicia.

Franquicias. Las 100 mejores opciones de invertir.

Estás en: franquicias en España

Franquicias: ir a 100franquicias Méxicoir a 100franquicias Colombiair a 100franquicias Chileir a 100franquicias Costa Ricair a 100franquicias Perú

Noticia

Diario Euromontepio. DESPIERTA!!

14 Noviembre 2014

La mayoría de nosotros no nos damos ni cuenta, pero vivimos inmersos en dos realidades distintas a la vez. Nuestro cuerpo vive en el mundo real y tangible, sometido a las leyes de la naturaleza, mientras nuestra mente permanece inmersa en las ficciones abstractas con la que ha sido programada, hasta el punto de crear una realidad paralela dominada por un conjunto de leyes y lógicas imaginarias.

 Un ejemplo paradigmático de ello y que ya hemos mencionado varias veces por resultar un ejemplo visual y didáctico, es el del propio dinero. Un billete solo es un trozo de papel. Si ese papel adquiere un determinado valor monetario y es considerado “dinero” es porque nosotros, por convención social, lo hemos decidido así dentro de nuestras mentes. Al realizar esa maniobra de abstracción, creamos, de la nada, una realidad aumentada que superponemos sobre la realidad física.

 

En el mundo real y tangible, el billete solo es y siempre será, un trozo de papel con bonitos y coloristas gráficos. Sin embargo, en la realidad paralela de ficción que programa nuestras mentes, ese billete es considerado “dinero” y en muchos casos llegaremos a matar por conseguirlo.

 Más allá del típico ejemplo del billete, lo cierto es que la economía en su totalidad, se ha convertido en el ejemplo más evidente de cómo nuestras creaciones abstractas, vacías de valor real, se han apoderado de nuestra mente y han sometido por completo nuestras vidas.

 

En la economía actual, los grandes negocios no están basados en la producción o la fabricación de productos reales y tangibles, sino en la especulación, dominada por el mundo financiero, el sector de la economía que precisamente no produce nada tangible ni útil. El entorno financiero es un mundo de fantasía donde se crean productos imaginarios derivados de otros productos imaginarios y gobernados por complejas leyes abstractas, que permiten ganar indecentes cantidades de “dinero”, otro ente imaginario cuyo valor solo reside en nuestra mente.

 

Como vemos, la economía actual representa el máximo exponente del onanismo abstracto en el que vivimos sumergidos los seres humanos.

 

Imaginemos a un granjero que tiene vacas productoras de leche. Esa leche tiene un valor real y un valor abstracto asociados. Su valor real reside en su valor nutritivo, en el alimento que representa y en los beneficios físicos que nos aporta. Su valor abstracto reside en el valor monetario que damos a cada litro de leche, algo que solo existe dentro de nuestra psique.

 Pues bien, en el mundo actual, el mayor volumen de ganancias económicas relativo a esa leche se encuentra en los valores abstractos derivados del valor monetario de esa leche.

 

Una vaca produce un litro de leche que es vendido a una empresa de productos lácteos, que a su vez forma parte de un conglomerado económico del campo de la alimentación. Esa gran compañía cotiza en bolsa y el valor de sus acciones fluctúa diariamente; una vez en bolsa, las grandes entidades financieras realizan apuestas sobre el valor futuro de las acciones de esa empresa, comprando y vendiendo esas estimaciones de valor futuro, que a su vez están sometidas a las fluctuaciones de los tipos de interés sobre cuyo valor futuro se producen nuevas apuestas y estimaciones que son compradas y vendidas, etc, etc, etc…

 

Así funciona básicamente el mundo de los derivados financieros.

 

Eso significa que un granjero gana unos míseros céntimos de euro por un litro de alimenticia y nutritiva leche, pero derivados de ese producto real y tangible, se generan miles de euros basados en abstracciones sin valor que solo existen en la mente de los especuladores.

Una realidad virtual que acaba afectando gravemente el funcionamiento del mundo real, pues puede terminar arruinando al granjero con un simple clic de ratón o con un mero baile de dígitos en una pantalla. Un mundo ficticio donde algunas personas ganan ingentes cantidades de dinero sin hacer nada útil ni productivo y a las que sin embargo, la sociedad considera unas triunfadoras.

Personas y entidades estériles, que acumulan ganancias literalmente comprándose y vendiéndose dígitos en una pantalla, ceros y unos que solo existen en el frío vientre de una computadora.

 

Esto es la economía actual: una enorme orgía de valores abstractos y convenciones imaginarias que solo existen en nuestras mentes; el fruto lógico de la esclavitud a la que nos han sometido nuestras propias creaciones psíquicas.

 

Algo que no debería ser así y que por más vueltas que le demos, no tiene ningún sentido, por más bibliotecas que podamos llenar explicando cómo funciona todo este complejo sistema y por más que nos empeñemos en llamarlo “ciencia económica”.

 

Porque al fin y al cabo, un granjero produce leche, que es algo real y tangible. La leche y sus derivados alimentan a las personas, que son seres reales y tangibles. Incluso el estiércol de las vacas sirve para producir abono, que es algo útil, real y tangible. Y el abono sirve para hacer crecer vegetales, cosas reales y tangibles, que sirven de alimento tanto a personas como a las propias vacas, productoras de carne, leche y estiércol.

 

Y llegados aquí, debemos preguntarnos: ¿cómo puede ser que en nuestro mundo tenga menos valor el estiércol de una vaca que una “opción de compra de futuros”, cuando el estiércol tiene hondas implicaciones en nuestra supervivencia, mientras que la “opción de compra de futuros” es un simple invento abstracto que no nos aporta nada tangible? Quizás ha llegado la hora de llamar a las cosas por su nombre: la caca de vaca tiene más valor y utilidad que todo el mundo financiero en su conjunto.

 

Porque sin estiércol no hay nitratos, ni abono, las plantas no crecen y apenas habría vida vegetal ni animal en el planeta. Ni tan solo habría vida para esos pseudo-robots humanos que colman las bolsas y que pululan por las bulliciosas oficinas de las entidades financieras. Sin “opciones de compras de futuro”, “permutas de incumplimiento crediticio”, “índices bursátiles” o “primas de riesgo”, el mundo continuaría existiendo igual, las plantas seguirían creciendo y proliferarían los animales y la vida bajo la luz del sol y el azul del cielo.

 Porque todos esos instrumentos financieros no son nada, solo son invenciones, ficciones abstractas que solo sirven para que miles de millones de personas alrededor del mundo sufran una vida de esclavitud, mientras algunas otras, sentadas frente ante la pantalla de un ordenador sin hacer nada productivo ni beneficioso para los demás, acumulen ingentes cantidades de dígitos imaginarios en sus cuentas corrientes.

 

Esos son los amargos frutos que nos brinda la “economía abstracta”. La llamamos así porque es un sistema económico que ha crecido al servicio, no de los valores tangibles y reales, sino de las propias herramientas abstractas que en su momento creó el hombre para que fueran un instrumento de intercambio útil.

 

Llegados a este punto, no tardarán en aparecer economistas indignados que argumenten que estos son razonamientos simplistas. Que sin el desarrollo de la ciencia económica, aquella que estudia el funcionamiento de la “economía abstracta”, no habríamos alcanzado las altas cotas de progreso actuales, que nos han permitido el aumento de población y los avances tecnológicos de los que disfrutamos. Nos dirán que sin los complejos instrumentos financieros actuales, no fluiría el dinero, ni el crédito, aquello que pomposamente califican como “la savia de la economía”…

Y tendrán razón, toda la razón.

 

Aunque en realidad lo que quieren decirnos es que sin la ciencia económica, todos nosotros no seriamos unos esclavos desde que nacemos hasta que morimos, condenados a luchar toda la vida por acumular trozos de papel con los que adquirir miles de objetos y productos que no necesitamos.

Sin la “economía abstracta”, basada en entidades puramente ficticias, el auténtico valor de las cosas seria su valor intrínseco y no el valor abstracto monetario que ha hecho que todas las cosas en el mundo tengan un precio, incluidas las personas, hasta el punto de llegar a ser compradas, vendidas y tratadas como simples trozos de papel.

Sin el desarrollo de la ciencia económica y de la “economía abstracta”, quizás nunca habríamos llegado a Marte, un auténtico hito para nuestra especie, pero tampoco deberíamos afrontar la profunda vergüenza que implica el hecho de enviar artefactos a otros planetas mientras somos incapaces de solucionar los graves problemas que generamos en el nuestro.

Sin la “economía abstracta” no tiraríamos cada año miles de toneladas de comida a la basura para que no baje su precio, mientras millones de personas en todo el mundo pasan hambre.

Sin la “economía abstracta” no habría miles de familias sin techo ni hogar, mientras las viviendas vacías se caen a pedazos porque nadie las habita.

Sin la “economía abstracta”, fabricar armas para matar a millones de personas no sería el negocio más lucrativo del mundo.

Sin la “economía abstracta” no necesitaríamos banqueros, economistas, analistas, asesores financieros, brokers, agentes de bolsa, ministros de finanzas y de hacienda, inspectores, agencias de calificación, ni agencias de rating y evidentemente, como todos sabemos ya, sin todos ellos este planeta seria un lugar inhabitable y triste, un espantoso páramo, pues todos ellos nos aportan tanta felicidad, tanto bienestar, tantos avances y tanto progreso, y resultan tan útiles y productivos para la humanidad, que no podemos ni tan sólo concebir como acabaría el planeta sin su presencia…

 

Incluso, en su infinita soberbia e incapacidad para imaginar mundos alternativos, estos personajes llegan a afirmar que sin la “economía abstracta” el ser humano no habría alcanzado tan altas cotas de civilización y progreso y que “el mundo no avanzaría”. Porque claro, sin estructuras económicas y financieras…

 

¿Habría creatividad en el mundo? ¿Existiría la iniciativa? ¿La inventiva? ¿El Talento? ¿El Arte? ¿El Espíritu de exploración y aventura? ¿La competitividad y la capacidad de superación?

 Incluso podríamos llegar a preguntarnos por aspectos humanos más negativos.

 

Sin estructuras económicas y financieras…

 

¿Existiría la necesidad de dominación sobre los demás? ¿La soberbia? ¿La ambición? ¿El egocentrismo?

 ¿Todas esas cosas forman parte de la esencia humana o es que quizás las han inventado esta panda de parásitos?

 No dejemos que nos engañen más.

 

La economía y todas las estructuras económicas solo son instrumentos abstractos, que deberían estar al servicio de las personas como lo están las matemáticas o cualquier estructura lingüística que creamos, y no al revés, como sucede ahora. Porque digan lo que digan estos ejércitos de encorbatados y engominados hombrecillos, aunque nos inunden con los datos que ellos mismos inventan continuamente, la única verdad, la auténtica realidad tangible, es que la caca de vaca sigue teniendo más valor real que todo el mundo financiero junto.

 

 

Comentario Adicional e importante:

 

Mucha gente puede caer en el error de pensar que los grandes financieros, aquellas personas que de hecho están controlando el mundo, están obsesionados con acumular dinero y que por lo tanto, son las primeras víctimas de esas estructuras imaginarias que nos dominan. Ciertamente, es posible que en los estratos intermedios y bajos del escalafón del poder económico sea así.

Pero los grandes financieros, los que ocupan las posiciones más altas de la pirámide del poder, no luchan por acumular dinero.

 

 

Que nadie se engañe más al respecto.

 

La mayoría de esas personas no son unos idiotas inconscientes: saben distinguir muy bien lo que tiene un valor real y lo que tiene un valor ficticio.

 Para ellos, el dinero y el mundo de las finanzas en general, es el instrumento que usan para apoderarse de los recursos naturales tangibles, es decir, de aquello que tiene un valor real en la tierra.

Por lo tanto, si queremos luchar contra ellos, no debemos centrarnos exclusivamente en arrebatarles los bancos y el control del dinero, sino centrar nuestros esfuerzos en arrebatarles las minas, las tierras, las plantaciones, los recursos hídricos y los yacimientos de gas y petróleo.

 

La partida por el control del futuro se juega ahí: de nada servirá acumular bitcoines si ellos siguen poseyendo los recursos físicos reales; de nada servirá construir nuestros propios artefactos con impresoras 3d en casa si ellos son los que nos suministran el plástico, el grafeno y la electricidad…

 

Desde Euromontepio esto es lo primero que explicamos a nuestros inversores, ahí es cuando empiezan a comprender que es el papel moneda, el dinero fiat.., quienes somos nosotros. Que significa el oro de inversión..., protección y libertad. Yo poseo mi patrimonio en oro, a salvo de este tipo de gente y sus productos abstractos, y tú?.

 

>> Todas las noticias del sector de las franquicias en www.100franquicias.com

Portal 100Franquicias S.L. CIF-B99472896
C/ Coso 67-75, 4ºF, 50001 - Zaragoza
Tfno. 902 012 050 / 976 228 839